NOTICIAS
HISTORIA DEL RON VIEJO DE CALDAS

En 1911, según ordenanza numero 36, la Asamblea del Departamento de Caldas, organizó las rentas de licores, tocando en algunos de sus artículos a las bebidas, como la chicha y el guarapo. En 1919 esta nueva organización genera la necesidad de instalarse adecuadamente, se inicia con la fabrica de licores en la ciudad de Pereira y las destilerías de tipo artesanal, en Manizales, Armenia, Riosucio, Salamina, Aguadas y Manzanares. En ese entonces un Guarda de Rentas y los “estancos”, surtidos por dichos sacatínes, coordinaban la actividad. Las recuas de mulas se constituían en el medio de transporte de los sacatínes, los que, 30 años después, aun continuaban haciéndolo, para hacer llegar el ron hasta los municipios que no contaban con carreteras.

En 1924 es nombrado Guarda de Rentas Departamentales de Caldas don Joaquín Vieira Gaviria, quien se desempeñaba desde 1919 como gerente de Rentas del Tabaco en Antioquia. A los pocos meses de asumir el cargo, en Pereira se llevó a cabo una exposición donde la industria licorera del Valle exhibió un pabellón de licores y alcoholes perfumados, allí don Joaquín concibió la idea de instalar una fabrica similar. Para tal fin, contrató al técnico cubano de origen catalán, Ramón Badía.

Ramón Badía aceptó participar en el proyecto de crear la “Fabrica de Licores Finos y Perfumes” en Caldas, para elaborar rones y otros licores de muy buena calidad, aguas de colonia para uso domestico y peluquería, además de perfumes de varias clases. La fabrica fue instalada y en en 1927 se trasladó a los sotanos del “Edificio Alberto Mesa Abadía”, recién construido. Este edificio, de estilo republicano, fue declarado Monumento Nacional en 1933, allí donde actualmente funciona la dirección Departamental de Cultura de Risaralda.

En 1928, Ramón Badía concibe la formula de Ron Viejo de Caldas, elaborado a partir de albohol destilado (tafias), mezclado con infusión de frutas, cuyo añejamiento en barriles de roble le proporcionan el sabor que es reconocido en el país y en el mundo.

Tomado de libro La Magia del Ron Viejo de Caldas 80 años, pág 99.